El Anillo Único: Tres horas para el amanecer

Tras un largo camino a través del bosque negro y las montañas nubladas, los aventureros hallaron por fin entre la niebla, la solemne silueta de la Atalaya Perdida. La fortaleza estaba en bastante buen estado a pesar de los siglos transcurridos, y los agotados compañeros encontraron en su interior un refugio seguro en las desoladas tierras. Mas no eran los únicos que buscaban la torre, y habían sido seguidos por ojos tenebrosos.

Partida del juego de rol El Anillo Único. Dirige Aitor Ruiz Abaunza. Partida recomendada para mayores de 12 años.

No se admiten más comentarios